Happy Scribe Logo

Transcript

Proofread by 0 readers
Proofread
[00:00:11]

Las crónicas de cuestionarlas, que cada lunes hasta ahora nos ofrecen nuestro corresponsal de noviar, Agustín Alcalá Agoste. Buenos días. Buenos días, Óscar. Vamos con las primeras. Las primeras crónicas de esta temporada 2020 2021. Bueno, llega septiembre y los neoyorquinos creo que no saben muy bien si el mes que comienza mañana será el final o el inicio de algo especial. Si sus hijos van a poder volver al colegio. Si ellos van a poder regresar a trabajar.

[00:00:34]

Y si la ciudad, en fin, va a recuperar su vitalidad. Claro, pues como en muchas otras ciudades del mundo, muchísima ansiedad en la ciudad de los rascacielos. Ha sido un verano atípico como ningún otro que se recuerda. Uno en el que las compañías de mudanzas han estado tan atareadas por el gran número de neoyorquinos que han abandonado la Gran Manzana. Aquí hay listas de espera para marcharse con los muebles. Un verano en el que las vías vacías y los turistas europeos y chinos que la pueblan cualquier mes del año ha estado silenciosa solo para los neoyorquinos, que no han tenido que esperar largas colas en los restaurantes y que han podido disfrutar de paseos por Central Park o por el Battery Park sin grandes aglomeraciones.

[00:01:10]

Ha sido impresionante ver que gran central en horas puntas casi lo hacía o la zona era desierta. Nadie sabe qué va a suceder. Cómo será la vuelta al colegio para el millón cien mil escolares de las escuelas públicas neoyorquinas o para los universitarios que llegan desde todos los puntos del país para recibir su carísima educación? Si las medidas de precaución contra el coronà virus que superó ayer los 6 millones de infectados en toda la nación van a funcionar. Y si con el aumento de las horas en las oficinas y los transportes públicos van a dispararse, los casos de positivos han aumentado los asesinatos en algunos barrios.

[00:01:44]

Muchos hoteles, tiendas y restaurantes han cerrado para siempre y la ciudad tiene un agujero fiscal de 8 000 millones de dólares, lo que garantiza despidos y una importante reducción de los servicios públicos. Hay algo que el virus ha robado a Nueva York su vitalidad, su ritmo y eso que decía Frank Sinatra. Qué hace a Nueva York tan especial que Never Slips que nunca duerme? Muy al contrario que muchos neoyorquinos quisieran irse a dormir y que esta pesadilla de la Kobi 19 hubiera terminado gracias a usted en una hora fea el lunes próximo.

[00:02:14]

Más saludos.