Happy Scribe
[00:00:18]

Jonathan Gil Muñoz retoma su participación en ser historia con esta sección, con la que ya no sorprendió la temporada pasada a esos guardianes del pasado. Una sección en la que nos presenta algunos de los museos más curiosos que tenemos a nuestra geografía, en donde podemos disfrutar de la historia local y también compartirla con todos nuestros oyentes. En esta ocasión viajamos a Madrid, al Madrid de los Austrias para conocer el Museo de San Isidro, un espacio dedicado no solamente al patrón de la ciudad, sino también a otros enclaves que nos hacen recordar y recorrer ese periplo histórico, mejor dicho, por la capital.

[00:01:00]

Escuchamos a Jonathan Gil Muño.

[00:01:09]

El Museo de San Isidro en Madrid es especialmente interesante porque en él conviven de forma armoniosa la tradición religiosa madrileña con el pasado arqueológico de la capital de España. Entre los muros del palacio de los condes de Paredes nos encontramos con lugares tan populares como El Pozo o donde San Isidro. Según cuenta la leyenda, salvó a su hijo de morir ahogado al hacer subir las aguas hasta el brocal. Pero el noble edificio enclavado en el casco histórico madrileño, también es el espacio donde se puede conocer la historia de la ciudad desde la prehistoria hasta el traslado de la Corte a Madrid en 1561 o por decisión de Felipe Segundo.

[00:01:53]

La exposición permanente del Museo de San Isidro arranca mostrando al visitante el pasado más remoto de la zona que hoy ocupa la ciudad de Madrid. Restos óseos de elefantes, de rinocerontes, mamuts y otras especies desaparecidas, así como herramientas líticas utilizadas por los primeros madrileños para cazar, llenan las primeras salas del museo. La sociedad prerromana y la posterior romanización del centro peninsular, con diferentes piezas arqueológicas que ilustran esta etapa de la historia madrileña, dan paso a los ajuares hallados en diferentes cementerios visigodos.

[00:02:23]

Una cultura que se vió colapsada por la llegada de los musulmanes, quienes bautizaron como Madrid a la pequeña población nacida a orillas del río Manzanares. Desde ese momento, las capas de la historia de Madrid se van superponiendo hasta llegar al siglo XVI, ilustradas mediante objetos de la vida cotidiana de sus habitantes y reconstrucciones como la del arco del primitivo claustro del monasterio de los Jerónimos. El Museo de San Isidro, como no podía ser de otra manera, cuenta también con una importante parte museística dedicada al santo madrileño y a su esposa Santa María de la Cabeza.

[00:03:07]

Pinturas y esculturas conforman la iconografía tradicional del santo y muestran los diferentes milagros que se le atribuyen al patrón de la ciudad de Madrid. Como colofón de nuestra visita al Museo de San Isidro, tenemos el patio renacentista del siglo XVI, el almacén visitable donde se exponen restos arqueológicos y paleontológico madrileños y el Jardín Botánico, lugar donde crecen plantas comunes del Madrid medieval. Así, el Museo de San Isidro es un espacio expositivo moderno, cuidado y muy divulgativo, injustamente relegado a un segundo lugar en el panorama museístico madrileño.

[00:03:40]

Más información en 3W. Punto Madrid. Punto es.

[00:03:47]

Me comí. Resisitir.

[00:04:05]

Esto es.