Happy Scribe Logo

Transcript

Proofread by 0 readers
Proofread
[00:00:07]

Hola, soy Paco González y estoy aquí solo para presentaros algo que no tiene nada que ver con tiempo de juego.

[00:00:13]

Aquí comienza el rincón de Pepe. Es la otra radio de Pepe Domingo Castaño. Bienvenidos al Rincón de Pepe. La gente me pregunta con frecuencia que de dónde saqué esta sintonía es de un grupo gallego que se llama Luar, una Lube pedazo de grupo maravilloso y es una canción titulada Galicia Cidade Única.

[00:00:50]

Y creo que voy a tener la suerte de verlos este verano en Finisterre, en Fisterra, en la presentación de un nuevo disco en el hotel de un amigo mío, Pepe Formoso, en el hotel Bela Fisterra.

[00:01:06]

Si es verdad, ya os lo contaré. Aquí me tenéis. Otro día más rodeado de mis cosas. Aquí tengo fotos de gente que conozco, fotos de amigos, fotos de momentos inolvidables. Aquí está el viejo tocadiscos. Aquí está el lector de The V10. Aquí están las fotografías. Mira, ahí está Julio Iglesias. Conmigo en La Toja, en un verano que compartimos juntos, en ese rincón maravilloso que es el Gran Hotel La Toja. Mira, voy a hablar de Julio Iglesias.

[00:01:50]

Hace unos meses, bastantes, ya en el partidazo de COPE, que presenta con lujo y estilo mi queridísimo Juanma Castaño, que no es ni mi hijo, ni mi sobrino, ni mi familia, pero es buen amigo. Tuvimos la oportunidad de charlar con Julio en su casa de Ojén y en directo de madrugada. Estuvo como siempre, muy cariñoso, es un tipo fantástico. Y fue en esa entrevista cuando reconoció la ayuda que le presté para terminar la grabación de un canto a Galicia.

[00:02:29]

Todo empezó una tarde en la que me llama mi amigo Gabriel González, de la casa de discos Columbia. Para decirme que pase por el estudio donde estaba grabando Julio Iglesias, para echarle una mano en la letra de una canción, me dio en gallego, me dio en castellano titulada Un canto a Galicia. Me fui al estudio y, enefecto, a Julio se le había atragantado una parte de la letra y no sabía como salir de aquel embrollo. Le eché una mano.

[00:03:01]

Cambiamos varias palabras en gallego para que encajase en en el sonido final del tema y la canción quedó terminada y sonaba maravillosamente bien. Luego fue su primer gran éxito en todo el mundo. Mucha gente pensaba que Galicia era una mujer a la que le cantaba Julio Iglesias, una canción de amor y nada más lejos de la realidad. Con Julio. Es una amistad grande en la que nos une. He estado con él en Los Ángeles, cuando vivía en Los Ángeles, en Bahamas.

[00:03:39]

Cuando se fue a Bahamas a pensar en el futuro, en Miami, en su casa, tuvimos una semana juntos mi mujer y yo, en Ibiza. Que nos fuimos un día que llovía en Ibiza, no fuimos a Vigo en su avión a tomar marisco a Acasa Simon. En un día fantástico de mi tierra. Y hace poco le vi en Lisboa en directo. Casi con los mismos años que yo, tiene un añito menos que yo y cantando como si tuviera 20.

[00:04:15]

Fue un espectáculo inenarrable. Y me alegro de que por fin, en el programa de Juanma en El Partidazo, me diera las gracias por acercarme aquella tarde al estudio y ayudarle a pulir la letra de lo que luego fue una de sus canciones estrella. Bueno, aún sigue sonando en todo el mundo y no es una mujer.

[00:04:54]

Oiga, no sabe que no soy santo? Terrados, Leo Quero Asturias, Riveira.

[00:05:12]

Para ver el rostro de un dios. Pero. Desdeñó morriña, endiosada. Porque estos versos de esos lares, esos versos de. La niña morriña tenía saudade. Tenía morriña, está borrada por el. Hecho. Ennio Morricone. Cuando escucho tengo morriña, teño saudade, porque Stout Latios de esos lares se me rompen los oídos. Mira que le dije, Julio, que en gallego lejos es lonche, no Latios. Y me decía Pepe, es que no puedo pronunciar Lodge.

[00:09:00]

A mi me sale helechos, digo se van a meter contigo. Os galleguista? Ah! No me importa. Y lo dejó Lasers porque se hizo anoche. Le Josephs longe no le isus y cada vez que lo oigo me rebelo un poco, no? Vamos a hablar de un grupo que a mí me parece que no va a poder igualar nadie lo que ellos hicieron. Cuando escucho algún tema de los Beatles, siempre lamento no haber podido estar en la plaza de toros de Las Ventas, en aquel concierto raro, extraño, de los años 60, cuando su música todavía no había prendido del todo en los gustos de los españoles.

[00:09:47]

Creo que vinieron demasiado pronto. Y que la promoción no fue suficientemente buena para llenar una plaza de toros como la de Madrid, que no estaba llena y me dio mucha pena. Yo no estaba en Madrid, estaba todavía en mi pueblo soñando unos sueños que me parecían imposibles. Y aquella música de los Beatles? A mí me volvía loco. Era lo mejor que había oído nunca. Tengo todavía sus discos como un gran tesoro, todos sus discos. Y de cuando en cuando vuelvo a escuchar aquellos temas y cada uno de ellos me trae un recuerdo especial.

[00:10:31]

Un día me preguntaron cuál era el mejor tema de los Beatles para mí. Me vinieron a la mente un montón de ellos Yesterday. Let it be. Tu están chowk. Pero hay uno que, a mi juicio, reúne todos los ingredientes del estilo Vitalis por antonomasia Jaime Yud. Una de esas canciones grandes, bien terminadas, que suenan Tell en todas sus notas. Puede que sea ésta la canción que elegiría yo entre todos los grandes temas que llevaron a Vitales a la cima del mundo.

[00:11:13]

Escuchar Jay Youth es escuchar a John Paul, Ringo y Ñor en todo su esplendor musical y reconocer que con sus canciones. Sus peinados, sus pensamientos y sus ideas y su música nos cambiaron a todos para siempre.

[00:11:34]

Hoy. Hoy yo estoy enamorado de los Vitolo, de todas sus canciones y también de Madrid. Me emociona nombrar a Madrid. Madrid es una ciudad que tiene la gran capacidad de recibir a todo el mundo y hacerlo suyo. Eso es muy grande para una ciudad. Yo quiero aMadrid con toda mi alma, quiero mi tierra a Galicia, pero Madrid será siempre mi segunda patria, mi segunda gran ciudad, el alma. Recuerdo recién llegado a Madrid. Llegué a la estación del Norte en un tren que viajaba por la noche.

[00:16:31]

Hacía un frío tremendo. Era diciembre, yo venía. A la aventura, a Madrid, a pasar el fin de año en Madrid por aquello de Año Nuevo, vida nueva. Recuerdo que pasé el primer día en Madrid. En la Puerta del Sol, allí comí las uvas con mi amigo Justino Bermúdez, compañero de CoPPe durante un tiempo. Y empecé al día siguiente mi nueva vida en Madrid, en un nuevo año. Y mi gran ilusión era conocer a Joaquín Prat.

[00:17:05]

Era mi ídolo desde bien pequeñito. Me dijeron unos amigos, entre ellos Justino. Que solía ir a la cafetería California, que estaba en la calle Salud, frente al edificio de Radio Madrid y a la Cadena Ser. Ya no existe. California. Allí me fui armado de valor por si sonaba la flauta. Y la flauta sonó en la barra de California. Estaba Pucho Boedo, cantante de Los Támara, a quien conocía de mis tiempos de la radio en Galicia.

[00:17:44]

Mucho fenómeno de amistad me dio un abrazo muy fuerte. Me preguntó qué hacía en Madrid y le conté que venía para triunfar en la radio. Y señalando una esquina de la cafetería me dijo Pues Zalando de radio, oistes a Joaquín Prada, que es un fenómeno, me dijo Gallego. Y en efecto, allí estaba Joaquín, sonriente, como siempre. Me dio un vuelco el corazón al tenerle tan cerca. Pucho se ofreció a presentármelo. Y la amabilidad de Joaquín, sus palabras de ánimo, su enorme humildad y su simpatía le hicieron todavía más grande ante mis ojos.

[00:18:31]

Por fin había conocido a mi ídolo radiofónico, con el que luego, pasados los años, tuve la suerte de trabajar un montón de años inolvidables, de cariño y amistad. Y cuando él vino a la COPE, se fue De la Serna a la COPE. Lo que son las cosas se repite la historia fue cuando yo empecé en Carrusel Deportivo y luego al venir a COPE en Tiempo de Juego. Y yo creo que todo esto se lo debo a aquel querido y añorado Pucho Boedo, cantante de Los Támara.

[00:19:12]

Que aquella tarde, en la cafetería California de la calle Shalu, me lo presentó. Un pucho Boedo que se nos fue para siempre, pero que sigue siendo una de las voces de mi vida con aquellos támara. Que sabían cantarle así a mi tierra, Gallur. A Aterrados. Triste, no lo sé. Eilo. Galizia que bonita. So actuás festa? Qué moza se da rigidas el amor? Queré como natives. Cariñosa. Divino tesoro desaté. Galizia, terráqueos.

[00:20:57]

Ravena, Bere, Gosho, lóbregos. Cada corredo ir a tu. Y los secretos tentamos. Tanto esto lo enciende ti. Mil redecorado, se me acompaña, me acompaña, pensado. R Estoy isna miña. No se le puede cantar mejor a una tierra. Por cierto, cuando llegué a Madrid y empecé en esto de la música. Disc jockey de disco Parada y luego el gran musical. Había en España grandes grupos musicales. Lo sabía de todos los estilos.

[00:22:41]

Siguiendo la estela marcada por Brincos Республики, que es Sires, mosquean lo honesta, por ejemplo, fueron naciendo muchos que sonaban en la radio a todas horas. Entre mis favoritos, aparte de los mencionados los relámpagos, también estaban los bravos, a los que. Su canción. Y al enfilo los convirtió en un éxito europeo brutal. Fueron número uno en Inglaterra, en las listas en inglés, que era para un español una maravilla. Los pasos con Álvaro Nieto y Joaquín Torres como abanderados de una nueva manera de hacer música.

[00:23:28]

Los Ángeles, unos chavales de Granada que luego tuvieron un accidente y murieron varios de sus componentes módulos con la voz increíble de Pepe Robles como aliciente los puntos con grano de oro como autor prolífico de grandes temas. Cuando salga la luna, los mitos con la voz acariciante de Toni Landa, los iberos del gran Adolfo y por encima de todo, los canarios. Era de lo mejorcito de entonces a un tema Ground Journals. Ponte de rodillas, que fue directo al número uno en muy poquito tiempo y los consagró definitivamente.

[00:24:18]

Fui muy amigo de ellos y compartimos con los canarios muchos viajes y muchas emociones. Teddy Bautista, que luego presidía con polémica la Sociedad General de Autores, era la voz a voz rota y personal de aquel grupo que rompió moldes y trajo a la música un nuevo estilo. Hoy lo recuerdo con todo mi cariño y con toda mi admiración y sigo pensando que ponte de rodillas de los canarios. Era una canción increíble.

[00:25:22]

Ni hablar. Hoy día voy a quedarme aquí por. Ya tenía fecha. Soy Sancho. Voy en tu cuarto. Cazarnos? Espiándote. A vosotros, ahora que estamos ahí, en plena intimidad, compartiendo palabras, música, recuerdos, canciones, historias, a vosotros nos pasa que de cuando en cuando se os mete una canción en la mente y no puedes dejar de pensar en ella y tararearla continuamente una y otra vez. A mí me ha pasado con varias, pero una de ellas tiene que ver con un grupo de cantantes de color bajitos llamados Surf, que en mis años jóvenes triunfaban en España con mucha fuerza.

[00:28:10]

Había un tema. Tú serás mi baby, que aún hoy a veces me sigue martilleando los recuerdos y no puedo dejar de cantarlo. Y todo pasó en una fiesta de mi pueblo en el Santiagueños do Monte, cuando un hermano mío, Jesús Javier, que le encanta cantar. Y convertir en éxito de la fiesta y de la romería una canción cada año. En nuestras reuniones familiares de entonces, cuando iba a mi pueblo a ver a mi gente. Mi hermano Jesús y mis hermanos cantaban esta canción cuando estaban todos juntos.

[00:28:50]

Y así fue como se fue convirtiendo también, aparte de él, una canción que a mí me gustaba en una canción familiar. Presente en todas nuestras celebraciones. Reunión que teníamos. Tú serás mi y al canto hasta escenificado la canción como si fuéramos los Shur, aquellos muchachitos pequeños e iguales que iluminaron con música aquellos años difíciles. Hace bien poco, en la romería de mi pueblo, allá arriba, en el Monte de las Nostalgias, volvimos a cantar un año más.

[00:29:29]

Esta canción Todos juntos, como una demostración de que los tiempos pasan a velocidad de vértigo, pero hay cosas que no cambian. Por ejemplo, el efecto multiplicador de cariños de una canción que sólo hablaba de amor.

[00:29:50]

Vale. Mi madre maldice Behringer. Y así, escarbando un poquito con música en nuestros recuerdos mutuos, que espero que compartamos alguno. Recuerdo que en cierta ocasión, en una entrevista dedicada al verano y sus incidencias en nuestras vidas, en este caso a la mía. Me preguntaron por mi amor de verano, mis amores de verano. Aquellos que llegaban con el sol y se iban con la lluvia. Y yo la recordé a ella. Aquella niña morena, muy morena, muy guapa.

[00:32:40]

Muy guapa, tímida, muy tímida. Hermosa. Muy hermosa. A la que nunca me atreví a decirle. Que estaba loco por ella. Eran las fiestas de un pueblo cercano a las que nuestra familia. Iba invitada todos los años. Sonaba la música de una de aquellas orquestas que hacen grandes las fiestas de mi tierra. Y allí estaba yo, bailando con ella, temblando como un flan, sin atreverme a decirle nada ante sus ojos bellisimos. Sin atreverme a decirme que la quería y que podía ser la mujer de mi vida.

[00:33:27]

Luego recuerdo que le escribí. Unos sentidos poemas de amor. Como hacemos todos. Pensaba en ella a todas horas. Estaba locamente enamorado. Pero, como ocurre casi siempre, el verano se acabó. Como decía el Dúo Dinámico, el final del verano. Aquella niña morena se marchó del pueblo. Ya no volví a verla nunca más. Y durante algunos días viví sin vivir en mí, pensando que la había perdido para siempre. El tiempo todo lo cura, dicen, hasta un amor loco de verano.

[00:34:13]

Y eso me pasó a mí. Lo fui olvidando poco a poco. Pero mira, todavía siento cierto temblor fillo aquí en el pecho, cuando echo la vista atrás y la veo frente a mí, muy morena, muy tímida, muy hermosa, con sus ojos calientes mientras el verano se va. Por aquel septiembre de mi pueblo.

[00:34:42]

Melancolía. Esto sólo me quito. Canción de? Fue años y. Y al preguntar. Hola Trulli. Estos son. Canción de amor. Que nunca se irá. Ahí mi. Melanco li. En septiembre. Lo que consiguen las canciones es recuperar un montón de cosas que estaban escondidas, perdidas. Quizá en un viejo diario. Hay una esquina de Del corazón. Hoy, recordando, pienso que he conocido en mi vida. He tenido la suerte de conocer.

[00:37:53]

A muchos cantantes de categoría. Y todos ellos tienen un sitio en mi cuaderno de leyendas. Pero hay uno al que le tenía y le sigo teniendo un cariño especial. Me lo presentó una tarde de hace un montón de años en Madrid. Mi recordado Antonio de Olano. Gran periodista de mi tierra. Ahí tienes al futuro número uno de este país. Se llama Andrés do Barro. Me dijo Antonio Olano muy eufórico. Y allí estaban tres niños con cara de no haber roto un plato en su vida.

[00:38:31]

Y con pinta de haber llegado del pueblo un día antes, sin saber qué decir. Abrumado por tantos elogios. Me dejaron un disco o tren que rápidamente se convirtió en número uno de la lista de éxitos, como pronosticó Olano. Y Andrés? Por gallego y por buena gente. Fue uno de mis grandes amigos en la vida, en la radio y en la música. Un día estaba yo en México presentando motivos en la tele. Y me llamó Andresillo.

[00:39:09]

Con una voz triste, cuno algo apagada, con una voz derrotada. Quedé con él para vernos y abrazarnos. Y nunca se presentó. Y bien que lo sentí. Recuerdo que Juan Pardo se hizo cargo de él en la producción y se multiplicaron sus éxitos. Luego, cuando, como cuando ocurren en todas las amistades, se tiraron los trastos a la cabeza, separaron sus vidas y sus carreras y se fue cada uno por su lado. La estrella de Andrés se acabó poco a poco.

[00:39:49]

Como digo, se fue a México. Regresó otra vez a su tierra y murió un poco alejado de todos. Un poco olvidado de todos y en unas condiciones que nunca, nunca se mereció. Siempre recordaré a Andrés do Barro con su sonrisa pícara de gallego ejer ciente, cantando como sólo él cantaba, con su copa de coñac del bueno y sus ganas tremendas de ser feliz y famoso. Seguro que desde allá arriba, donde están los cantantes que se mueren antes de tiempo, seguirá haciendo patria con su corpiño aceitoso lalalala.

[00:40:47]

La balada que huye machitos que huaco entre. Mejor que hacer más acerbas. Ganaría con los rollos abierto cebolletas. Primeiro mente habría Bergessio más antes que llegue yo te okei a tu tren. Qué pintura levaba nos toca? Confundi no soy un caso tundo palpito. Cuando era chamo, me pongas tu bondad bondadoso, compraré la primavera, oye djembe. Por su primer mes de abril Tergal marchate que llega hace. Hace frío las tormentas para ti, doctor Collector, borrare.

[00:43:29]

Andrés do Barro porteño soy tosos o tren Juan de Irada. Me estoy volviendo loco.

[00:43:40]

San Andrés. Recuerdo que la única película que hizo la rodó en Padron en mi pueblo, porque había conocido a la romería del santiagueño do Monte le gustó y fue la romería que incluyo en el cami niñosas Amanda SanAndrés. Le di las gracias siempre. Hace poco tiempo, hablando de cantantes, estuve comiendo con Eduardo Jerbos, que es el actual. Era el actual manager de Camilo Sesto en estos últimos tiempos. Que presentaba en Madrid un disco de Camilo titulado Camilo Sesto sinfónico.

[00:44:23]

No fue todo muy bien en esa presentación. Reconocí a Eduardo. Porque Camilo ya estaba. Tocado, convaleciente de una operación. La gente lo notó desmejorado. Estuvieron a punto de suspender la gala, pero al final, aunque renqueante y no en las mejores condiciones, Camilo estuvo allí compartiendo un tiempo con sus fans. Esta presentación y esta charla con Eduardo Jerbos me trajo a la memoria otra fecha memorable. Eran tiempos de explosión de la música pop española, de cantantes solistas.

[00:45:02]

En la sala consulado que regentaba la familia raizal y donde se reunía la juventud a bailar y a vivir, se presentaba aquella tarde un nuevo cantante. Era Camilo Sesto. Con ese de sexto que había sido la voz del grupo Los Botines y que debutaba en solitario y sobre todo se daba a conocer con una canción que luego daría la vuelta al mundo. Algo de mí. Todos los que estábamos allí, toda la prensa musical del momento, nos quedamos asombrados ante la voz rotunda y potente de aquel chaval.

[00:45:44]

Y nos dimos cuenta de que había nacido una gran estrella. Y cuando cantó algo Nohemí, sentimos que estábamos ante uno de los grandes éxitos del momento. Mi querido, a Eduardo Jerbos me lo recuerda siempre. Sigue siendo una gran figura en un montón de países de habla hispana. Después de muerto. Y todo empezó en la sala Consulado de Madrid y allí estábamos nosotros para dar fe del nacimiento de un mito que nunca, por mucho que cambien las cosas, dejará de ser una dius sin razón.

[00:46:27]

Unos años si va. Me acostumbré. A tus besos y a tu piel color de. A la espiga de tu cuerpo, a tu risa y a tus. Tu nombre se vuelve Hiedra, que me abraza y entre sus ramas ella esconde mi. De mí. Algo de mí se va muriendo. Quiero decir. Amor vas, amor. Pero te quedas porque formas parte de mí en mi casa y en mi. Ay de mí! Mientras oigo a Camilo en este rinconcito donde me atrevo a mezclar canciones y palabras, mi vista se va sin querer a las fotos amarillas.

[00:49:15]

Dónde están todavía? Como si fuera hoy tan vivos como entonces aquel Camilo Sesto. Aquel Andrés do Barro. Aquel grande Alberto Cortés. Aquella querida Cecilia, aquel Juan Camacho, aquel Nino Bravo, aquel Leandro, aquellos Ángeles, aquel Urquijo. Aquellos que. Se fueron antes de tiempo y dejaron como recuerdo inolvidable para cada uno de nosotros sus canciones. Con ellas y contigo. Hemos andado otro trocito de camino. No es el de Santiago. Pero no está mal.