Happy Scribe Logo

Transcript

Proofread by 0 readers
Proofread
[00:00:05]

Cocytus for change the next yes we got meds homo y estamos disipo y happy. Cuatro unidades Ward Onfray libero a fulleros, conform Moyers a Barack Obama Bienvenidos a For Moyers Years, el podcast de Hispanic Council y la cadena SER, que recorre siete décadas de campañas electorales en Estados Unidos. Hoy. 1960. Kennedy contra Nixon, 1960. Con la llegada de la nueva década, el pueblo estadounidense volvía a pasar por las urnas para elegir a un presidente entre dos candidatos.

[00:00:51]

Pero en las elecciones de 1960 se enfrentaban además, dos formas opuestas de entender la política. Una. La representaba el republicano Richard Nixon. Era un estilo conservador, poco dado a innovar y basado sobre todo en la experiencia. Al otro lado se situaba John Fitzgerald Kennedy. El candidato demócrata parecía mucho más abierto a los nuevos tiempos que se adivinaban dentro y fuera del país, al margen de programas y anuncios.

[00:01:22]

En esta campaña irrumpió con fuerza algo que a partir de este año iba a resultar decisivo en cualquier elección. Los debates entre los candidatos televisados y en directo ya nada volvería a ser igual.

[00:01:44]

Muy bueno, plantea punk rock Nanking.

[00:01:51]

A comienzos de la década de los 60 ni todos los problemas estaban resueltos ni todas las batallas ganadas. Del pueblo norteamericano se asomaba una nueva frontera, hecha de oportunidades y de esperanzas, pero también de peligros y amenazas. O eso decía en su discurso de aceptación de la candidatura demócrata el senador por Massachusetts, John Fitzgerald Kennedy, quien basó su campaña en presentarse como el hombre capaz de asumir un nuevo y innecesario liderazgo frente a él, un experimentado Richard Nixon, ocho años, vicepresidente de los Estados Unidos con Eisenhower.

[00:02:28]

Ahora bien, que nadie piense que Kennedy era un Ruki de la política, un recién llegado.

[00:02:34]

Lo que sucede es que, además de experiencia, su equipo pretendía vender osadía, así como un hombre lo suficientemente maduro para reflexionar, pero también lo suficientemente joven para actuar, le presentaba uno de los yungas de campaña con una letra de arranque tan facilona como pegadiza.

[00:02:54]

Chaudhary Ya nadie quiere chavalita. Nixon, por su parte, no es que fuera una pieza de museo, un resto del Antiguo Régimen. A sus 47 sólo era cuatro años mayor que Kennedy, de 43. Es verdad que acreditaba una experiencia política que pocos norteamericanos. Mucho menos de su edad, podían igualar a lo largo de los dos últimos mandatos. Nixon había tomado parte en decisiones clave para la seguridad del país y la paz del mundo. Así como recorrido del planeta.

[00:03:28]

Entrevistando con sus principales mandatarios. Todo esto reseñaba Eisen hower a la hora de pedir el voto para el que había sido su número dos anexiones debido al actual Gobierno.

[00:03:42]

Por supuesto, no fue éste el fragmento empleado por los demócratas para cuestionar la experiencia de Nixon, sino este otro en el que un periodista pregunta a Eisenhower por alguna idea de Nixon que él hubiera adoptado como suya.

[00:03:56]

Obama? Alguna idea de Nixon? Si me da una semana, le responderé. Ahora no recuerdo ninguna. La broma debió de sentar como una bomba en el Partido Republicano, pues Nixon había basado su campaña en la experiencia. Por eso la incorporación como número dos de un veterano de la diplomacia, Henri Cabot Lodge. Por eso los anuncios con fondo de despacho. Por eso los mensajes sencillos y contundentes, mirando a cámara como si se estuviera dirigiendo a la bestia negra del momento.

[00:04:28]

El premier soviético Nikita Kruschef, cuya Anders Frank Furness Kennedy podría ser el chico más popular del instituto. Pero Nixon era el hombre al que llamar cuando las cosas se pusieran feas. Estos parecían ser los términos de la campaña, no sólo entre los candidatos, también para los ciudadanos. En 1960, los americanos, más que por un programa de gobierno, votaron por un modelo de líder. Es verdad que durante la campaña se trataron distintas cuestiones, como el alto coste de la vida, donde cada candidato le tiró al adversario los trastos de la responsabilidad a la cabeza, como era de prever.

[00:05:07]

En otros asuntos, como la lucha contra el comunismo o por los derechos civiles, los discursos de Nixon y Kennedy eran prácticamente intercambiables. Sin embargo, el gran punto a dirimir en las urnas, como ya hemos señalado, sería el del liderazgo. Seguir jugando sobre seguro o apostar por lo bueno por conocer. Se trataba en gran parte de una cuestión de imagen, como se comprobó en el primero de los cuatro debates presidenciales entre Kennedy y Nixon, quedando pero el de canjearlo a estas horas.

[00:05:39]

Ranchera mex. Andorrano Clare Jean-Robert. SANOTE John.

[00:05:43]

Mientras Kennedy se mostró ante sus compatriotas. Seguro de sí. Correctamente vestido y con la piel bronceada. Nixon, que no había pasado por maquillaje, lucía pálido y exhausto, sudando copiosamente y con un traje que hacía efecto, muere en la pantalla de los 75 millones de norteamericanos que siguieron el debate por televisión, la mayoría dio por vencedor a Kennedy. Curiosamente, el grueso de los 15 millones que lo escucharon por radio prefirieron a Nixon. Jugó o no jugó la imagen en un importante papel en las elecciones de 1960.

[00:06:19]

Y eso que todavía faltaban cuatro años para que Marcia Almac. LujÃn acuñar a su célebre frase El medio es el mensaje. El debate del 26 de septiembre supuso un punto a favor de Kennedy, igual que su discurso en Houston Ministerial Association, donde defendió la separación entre Iglesia y Estado, disipando las suspicacias que pudiese levantar su catolicismo.

[00:06:40]

Blair rnanera acá para ser rey no fue la primera vez ni sería la última que hubo de pronunciarse en semejantes términos. En su discurso de aceptación de la candidatura demócrata, dejó bien claro que de ser elegido presidente él y no el Papa de Roma, sería quien tomara las decisiones.

[00:07:03]

Yo no soy yo, soy yo.

[00:07:09]

Que me primer Nixon, por su parte, no utilizó en campaña la cuestión católica, ni en un sentido ni en otro. Debió de haber pugnando por el apoyo de ese sector del electorado. Visto con perspectiva, la respuesta quizás sea afirmativa, pues el voto católico resultó decisivo en los resultados. Si hower le habían votado el 60 por ciento de los católicos a Nixon, sólo el 22.

[00:07:39]

Finalmente, Kennedy resultó el primer católico en llegar a la Casa Blanca. No fue la única marca que batió, también la del presidente electo más joven de la historia de los Estados Unidos 43 años. Curiosamente, su antecesor en el cargo, Eisenhower, ostentaba entonces el título de presidente de más edad. Al término del último de sus mandatos. La demanda de savia nueva por el electorado era palmaria. La década de los 60 supuso un cambio de paradigma. El encanto personal parecía haber sustituido al duro trabajo con el que antaño los hombres se forjan a sí mismos.

[00:08:20]

Hijo de una familia de la costa oeste tan respetable como carente de contactos. Nixon había logrado salir adelante en la vida con sus solas fuerzas. Desde que, siendo niño, trabajar al salir de la escuela, en la tienda de comestibles y en la gasolinera de sus padres, nadie le había regalado nada. Con mucho esfuerzo logró ir a la universidad y más adelante a la Escuela de Derecho. Durante la Segunda Guerra Mundial, pudiendo librarse del servicio militar, se alistó en la Marina.

[00:08:52]

Si bien nunca entró en combate, muy a su pesar, sí regresó a casa doblemente condecorado. Y aquí puede trazarse una paralela con un hombre de orígenes muy diferentes a los suyos, John Fitzgerald Kennedy. También él pudo librarse de ir a la guerra, en su caso por motivos de salud y por la buena posición de su familia. Sin embargo, utilizó sus contactos para que lo admitieran en la Marina, igual que Nixon. Insistió en que se le encomendaron misiones riesgosas.

[00:09:21]

A diferencia de éste, lo logró. Llegando a convertirse en un héroe de guerra. Durante la campaña de 1960, el cantar de gesta del joven Kennedy corrió a cargo de un conocido actor Eres un charro, van a Henry Fonda en un video de campaña.

[00:09:39]

Fonda hacía composición del tiempo y lugar en los que había transcurrido la acción.

[00:09:45]

Y a partir de aquí sigue el relato de la noche envuelta en brumas, en la que el destructor japonesa majini parte en dos una patrullera norteamericana con doce tripulantes a bordo, capitaneados por el teniente Kennedy. Tras horas esperando en balde ser rescatados, Kennedy ordena a sus hombres nadar hasta la isla más cercana a tres millas de distancia. Buen nadador desde sus tiempos de Harvard, el joven oficial remolca durante cinco horas a uno de sus marineros heridos a pesar de sus problemas crónicos de espalda.

[00:10:22]

Una vez a salvo, Credi explora a nado los islotes cercanos para aprovisionar de cocos a sus hombres y con la vana esperanza de divisar alguna embarcación norteamericana. Unos días después, Kennedy contacta con un grupo de nativos a través de los cuales hace llegar a los aliados, burlando a los japoneses un mensaje de auxilio grabado en un coco, indicando su posición. Nueve días después de naufragar, Kennedy y sus hombres son rescatados por una patrullera con bandera estadounidense cuando sus salvadores anuncian que traen víveres consigo.

[00:10:57]

Kennedy rechaza amablemente el ofrecimiento diciendo que se acababa de comer un coco, como cuenta Henry Fonda.

[00:11:04]

Ya estaban trabajando Bob What you are here we Barton fulbo you no fact cada día George Hark, Copán La anécdota del coco y en general, la odisea del joven Kennedy en las Islas Salomón ya había sido popularizada años atrás por el escritor John Jersey en una historia para Reader's Digest, una de las revistas más leídas del país. Tras la publicación de la historia se adivinaba la alargada sombra de Joseph Kennedy, padre de JFK, quien había invertido ingentes cantidades de dinero para que uno de sus hijos llegase algún día a presidente.

[00:11:43]

Primero pensó en Joe, su primogénito, tras la muerte de éste en combate. El testigo pasó a JFK. Kennedy, padre, no reparó en gastos y desde muchos años antes de que el segundo de sus hijos aceptara concurrir por el Partido Demócrata a las elecciones de 1960, el 9 de noviembre de ese año, flanqueando a su hijo mientras pronunciaba su primer discurso una vez contado el último voto.

[00:12:10]

Sus sueños por fin se hicieron realidad.

[00:12:13]

Que han afectado.

[00:12:22]

Aparte del apoyo de su padre, Crédi contó con el de los grandes medios de la costa este y también con el del signo de los tiempos. Y aunque todo parecía soplar a su favor, su victoria frente a Nixon no fue precisamente aplastante.

[00:12:37]

Como él mismo reconoció el día después de las elecciones, voy a tener que averiguar la diferencia de apenas 100 mil votos.

[00:12:44]

Llevó a muchos a insinuar que había habido fraude. El New York Geral Trivium anunció una serie de 12 artículos, demostrándolo sólo se publicaron cuatro. Los ocho restantes fueron a parar a la papelera gracias a las gestiones del que, paradójicamente, podía resultar el principal beneficiario de la información, Richard Nixon, quien en ningún momento dudó de los resultados. No así muchos de sus seguidores.

[00:13:09]

Maya, véngate. Riccardi a Spinelli, al.

[00:13:21]

Adam? Adam. Adam. Desde que llegó a de la historia, sin embargo, no tendría en cuenta este detalle de Fairplay por parte de Nixon.

[00:13:32]

A día de hoy y quizás para los restos. Su apellido es sinónimo en política de juego sucio. Si bien por motivos ajenos a la campaña de 1960. Kennedy, en cambio, pasaría a la posteridad con honores sólo reservados a los grandes hombres. El precio que hubo de pagar, eso sí, fue demasiado alto.

[00:13:53]

Soy Botton from Savias Newells en Dallas, Texas. Croissants Wort para transformar canales Moure Queen en Downtown Daws de Proust porque soy profesor en Canalejas.

[00:14:04]

Ben Seriously Brown Suren Rondallas, Texas de fácil acceso para Kennedy. David Huan Santo Standard Chuco Flagg isten sartana. Sam Tauri Eichmann recibió. For more years El vodka sobre la historia de las campañas electorales en Estados Unidos de Hispanica Axil y la Cadena SER.